Viajar a Roma: Qué saber antes de ir

Seguramente alguna vez te has planteado visitar la ciudad eterna. Puede que incluso estés leyendo esto porque es un propósito que tienes a corto plazo. Y es que Roma es una ciudad que hay que visitar al menos una vez en la vida.

Roma rebosa historia en sus calles, y una vez que la visites te darás cuenta de que existe el amor hacia una ciudad.

Vengo a darte una serie de datos que te ayudarán en tu viaje y que sin duda te servirán para aprovechar tu estancia al máximo, ahorrar dinero y evitar algún percance:

-Prepárate para andar: Cierto es que Roma no es una de esas ciudades en las que las distancias de un lugar a otro se hacen interminables. Sí es verdad que entre los dos puntos de interés más lejanos entre sí (que son el Vaticano y el Coliseo) hay alrededor de una hora andando, pero en el camino entre estas dos maravillas encontrarás mil lugares en los que no podrás evitar pararte a hacerte una foto. Tendrás que andar bastante, pero merecerá la pena porque no hay mejor forma de conocer Roma que recorriéndola a pie.

-Museos del Vaticano GRATIS: El último domingo de cada mes, los museos vaticanos son totalmente gratuitos. La visita incluye los museos vaticanos y la Capilla Sixtina. Si fueras en un día normal la entrada te costaría unos 20€, así que consulta tu itinerario para ver si esto que te acabo de contar te hace ahorrar algo de dinero. Eso sí, más vale que hagáis cola desde temprano; si no, puede que os lleve toda la mañana entrar.

-¡Cuidado con los carteristas!: Como en toda ciudad turística, en Roma también se hace notar la presencia de los carteristas, por lo que te aconsejo que lleves una chaqueta que tenga bolsillos por dentro.

-Elige bien tu vestimenta: La ropa es muy importante a la hora de entrar en determinados lugares, sobre todo en las iglesias. Por norma general, deberán ir cubiertos tanto piernas como hombros.

-Callejea: No te limites a pasear siempre por la Via del Corso o por las típicas plazas romanas. Piérdete por sus calles y encontrarás lugares mágicos que no olvidarás. En mi caso, no tenía pensado dedicarle más que un paseo al barrio de Trastevere, pero una vez lo vi, me habría llevado horas descubriendo cada rincón que guarda.

Trastevere

-Mira bien antes de cruzar: No me cabe duda alguna de que de todos los países en los que he estado, Italia se lleva el premio a imprudencias al volante. Literalmente, los semáforos están de adorno, y la mayoría de las veces cruzar una calle es jugarte la vida. A los locales se les ve más sueltos en este sentido y se manejan bien a la hora de parar a los coches, pero para quienes no estamos acostumbrados, al principio esperas a un grupo para cruzar con ellos.

-La ciudad está muy bien conectada: Aunque en el primer punto de este post te he mencionado que deberás andar bastante, he de decir que, si estás cansado o llevas prisa, el metro de Roma te salvará la vida en más de una ocasión. Tiene 3 líneas que te permiten llegar a donde quieras rápidamente. La conexión desde el aeropuerto también es bastante buena por medio de los autobuses lanzadera, pero de todo esto hablaremos más en detalle en el post del transporte en Roma.

-Comer no tiene por qué ser caro: Es evidente que, si quieres sentarte en un restaurante italiano en el centro de Roma, el precio no será menor de 15€ por persona. Pero si tu presupuesto es más ajustado o simplemente quieres algo más rápido, en la ciudad encontrarás cientos de locales que venden pizza al corte, donde puedes comprar las porciones que quieras y comértelas al instante. Las porciones cuestan entre 2 y 2,5€.

-Visita los lugares también por la noche: Por la noche, Roma se ilumina y ofrece una versión muy diferente (e igual de bonita) a la que muestra durante el día. Y tiene una gran ventaja, y es que los lugares no están masificados, por lo que además de tener una perspectiva distinta de la ciudad, podrás disfrutarla sin el agobio de miles de turistas.

Vaticano de noche

-Reserva tu viaje con mucha antelación: Roma es una de esas ciudades que nunca tiene temporada baja. Y eso se nota en los precios, que crecen exponencialmente cuanto más se acerca la fecha deseada, así que no te duermas en los laureles y si lo tienes claro, ¡reserva ya!

A mi parecer, estos son los datos más relevantes que necesitas conocer antes de visitar una de las ciudades más mágicas del mundo.

Aconsejaría visitar Roma una y mil veces, pues por más que vayas, siempre quedarán rincones por descubrir.

¡No olvides que, si te surge cualquier duda, estaré encantado de resolvértela ya sea por correo o redes sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.