Saint Julian y Sliema

Cuando viajamos, el principal objetivo que tenemos al llegar a nuestro destino es el de conocer todo el repertorio monumental y paisajístico que nos ofrece.

Ocuparemos los días en esta idea, pero cuando llega la noche, solemos buscar otro tipo de actividades.

Con la caída del Sol nos apetece buscar un sitio para cenar que tenga buen ambiente, para luego poder dar un paseo por la zona y, si nos quedan energías, incluso tomar algo en un bar.

Y de eso vengo a hablaros hoy, porque sin duda, en Malta no hay mejores lugares para cenar y tomar algo que Saint Julian y Sliema, en ese orden.

Comencemos por Saint Julian, ya que cuando visité la isla, fue el primer lugar que conocí.

Saint Julian es una zona totalmente diferente al resto de Malta. Podemos observar que los edificios, calles y demás tienen una apariencia mucho más moderna que lo que podemos observar en el resto de la isla.

Lo primero que conocí en mi visita a Saint Julian fue la urbanización de lujo Portomaso Marina. Es un puerto deportivo rodeado de viviendas, las cuales son de lo más caro de la isla. De hecho, un día paseando me asomé al escaparate de una inmobiliaria y una de estas viviendas estaba a la venta, y su precio era de 2,5 millones de euros, así que imaginad el nivel. Y como es evidente, los barcos que están aquí atracados no se quedan atrás: el precio que tienen no lo sé, pero había algún yate de 4 plantas, por lo que un barco de ese tamaño ya es como el doble de grande que una vivienda media.

Avanzando un poco, llegamos a la bahía de Saint Julian. Aquí podemos ver muchas embarcaciones, entre las cuales se distinguen algunos ‘luzzu’, la embarcación maltesa por excelencia.

Luzzu en St Julian’s Bay

En torno a esta bahía se concentra gran parte del ambiente de Saint Julian, pues hay desde bares y restaurantes hasta pubs.

En concreto, me gustaría destacar la presencia de un restaurante llamado ‘Badass Burguer’, en el cual se comen las mejores hamburguesas de la isla. A mí, personalmente, me pareció increíble la calidad y abundancia de las hamburguesas. Tanto es así, que digo sin dudarlo que es la mejor hamburguesa que he probado en mi vida, y creo que difícilmente dejará de serlo.  Vienen acompañadas de una ración de patatas también bastante abundante. Los precios rondan los 13-15€, pero de verdad, merece totalmente la pena.

Hamburguesa de Badass Burguer

Justo enfrente de este restaurante se encuentra la famosa estatua de ‘Love’ invertida.

Si seguimos caminando, recorreremos un largo paseo marítimo que nos llevará hasta la Iglesia de Monte Carmelo, la más representativa de Saint Julian. Si podéis, ved el anochecer en un parque cercano a esta iglesia, y veréis una estampa como esta:

Panorámica de St. Julian

Andando unos 10 minutos desde el punto ahora mencionado, encontramos la llamada ‘calle del infierno’. Esta calle es la misma en la que se encuentra la hamburguesería que os he comentado previamente, pero en el otro extremo de la calle. Aquí encontraréis innumerables clubs de hombres, pubs, discotecas…

En un bar de esta zona cene uno de los días. Se llamaba Hugo’s Bar Burguer, y aunque el nivel de la hamburguesa no era igual al de ‘Badass Burguer’, es una buena opción si prefieres gastarte algo menos, pues aquí el menú completo sale por unos 10€.

Menú Hugo’s Burguer

Personalmente, Saint Julian me encantó, tanto es así que de los cuatro días que pasé en Malta, fui dos noches allí por el ambiente y la gran variedad de restaurantes que hay. Recomiendo que conozcáis este lugar sin dudarlo.

Por otro lado, tenemos Sliema.

Sliema es muy conocido por las vistas que se pueden admirar desde aquí de La Valeta, pues se sitúa en la cara oeste de la capital, lo que permite divisar perfectamente el perfil más icónico de La Valeta, con la Basílica del Monte Carmelo y la Pro-Catedral de St. Paul en cabeza.

Sliema también cuenta con una zona de ambiente donde podemos encontrar muchos pubs y restaurantes.

Yo en concreto cené allí uno de los días, en un italiano muy conocido en la isla llamado ‘Sciantusi’. La verdad es que una vez más quedé sorprendido por la calidad de la comida a un precio bastante asequible. Aquí os muestro un plato de pasta y una pizza. Podéis cenar aquí por unos 10-11€ por persona.

Pizza y pasta de Sciantusi

En definitiva, si al final de los días os quedan energías y queréis ir a un lugar ambientado, tanto Saint Julian como Sliema son aciertos seguros. Y si no, también podéis acercaros a cenar simplemente, porque os aseguro que no encontraréis restaurantes como los que hay en estas zonas en ningún otro sitio de la isla.

Espero que este post os sea de utilidad y os ayude a planificar vuestra visita a Malta.

¡Recuerda que, si tienes alguna duda, puedes hacérnosla llegar por correo electrónico o redes sociales y te responderemos con mucho gusto!

6 comentarios en “Saint Julian y Sliema”

  1. Muchas gracias por tu aportación. Nunca me planteé Malta como destino, ahora lo tendré en cuenta. Una información de primera mano como la tuya me sirve de referente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.