Blue Lagoon y Comino

Sin lugar a dudas habrás visto alguna vez en tu vida una foto del Blue Lagoon, ya sea en la tele, en alguna revista, redes sociales, o incluso en algún sueño, porque como veréis, el enclave del que venimos a hablar hoy es uno de esos sitios que uno no se imagina que exista, al menos en la vida real.

Como sabréis, Malta está compuesta por tres islas principales: Malta, Comino y Gozo.

El Blue Lagoon es una playa de aguas turquesas ubicada entre las islas de Comino y la pequeña Cominotto.

Blue Lagoon desde la orilla

La isla de Comino es la menos visitada de las tres que conforman el archipiélago maltés, pero todo el tráfico de turistas que arriban a sus orillas lo hacen por un mismo motivo: bañarse en las aguas turquesas del Blue Lagoon.

Podemos llegar a esta maravillosa playa exclusivamente por ferry, el cual podemos tomarlo desde la isla de Malta o desde Gozo.

Cuando visité el Blue Lagoon embarqué desde Malta, en la terminal de ferries de Cirkewwa, y el precio del billete fue de 13€ por persona ida y vuelta. Ofrecen un pequeño descuento si haces la compra por internet, pero no lo aconsejo, ya que el descuento es insignificante y la web de compra no es que sea muy clara. Los horarios son muy amplios, ya que abarcan desde las 9 de la mañana hasta las 17:30. Salen cada media hora y, en el camino, los tripulantes se acercan a algunas cuevas para que puedas admirarlas de cerca.

Para llegar a la estación de ferries, podéis hacerlo en coche, opción para la cual no tendréis ningún problema para aparcar ya que hay una zona de aparcamientos bastante amplia y gratuita.

En autobús, podéis llegar cogiendo las siguientes líneas dependiendo de donde os encontréis alojados:

-Desde La Valeta: Autobuses 41, 42 y 232.

-Desde el aeropuerto: Autobús X1.

-Desde Sliema: Autobús 222.

-Desde Golden Beach: Autobuses 101 y 102.

Una vez en el Blue Lagoon, solo queda dejar las cosas y disfrutar de sus aguas.

Hay una pequeña zona de arena al nivel del mar, pero subiendo unas escaleras encontrarás una zona mucho más tranquila y con unas vistas inmejorables.

Blue Lagoon desde arriba

En la zona del Blue Lagoon verás nada más llegar unos puestos de comida y algunos souvenirs. La comida en estos puestos no es excesivamente cara, lo que resulta un punto a favor ya que cuando vas a un sitio tan turístico, esperas que te cobren hasta por respirar.

Nosotros llevábamos nuestra propia comida, pero sí que nos acercamos a un puesto de cócteles en el que te venden el cóctel que quieras servido en una piña. Suele costar unos 8€ sin alcohol y 10€ con alcohol, pero si le regateáis podéis ahorraros un poco. Nosotros en concreto pedimos tres, a lo que nos quiso cobrar 25€, pero a la mínima que nos vio algo indecisos, bajó a 20€.

Cóctel en piña en Blue Lagoon

He de decir que cuando planificamos la visita al Blue Lagoon, tenía muchas ganas de ir, pero a la vez me daba miedo que fuera uno de esos sitios que vemos tan bonitos en las redes y que luego resulta que no tiene nada que ver con lo que esperábamos.

Pero en este lugar fue todo lo contrario, y es que es aún más bonito de lo que imaginaba. El agua es tan cristalina que puedes ver perfectamente lo que hay debajo de ella sin necesitar gafas, como si estuvieras en el exterior.

Además, puedes cruzar nadando a la pequeña isla de Cominotto que se sitúa justo enfrente, ya que apenas se ubica a unos 100 metros.

De la isla de Comino poco hay que decir, ya que se la conoce principalmente por la playa de la que hemos hablado hoy.

Eso sí, desde Blue Lagoon podéis tomar un camino y dar un pequeño paseo por la isla, lo que os permitirá contemplar algunas de sus bahías, que no tienen desperdicio.

Como curiosidad, os cuento que en Comino sólo hay 3 residencias permanentes. El resto de las personas que pasan por la isla a diario, que no son pocas, lo hacen por unas pocas horas para visitar el Blue Lagoon o porque se hospedan en alguno de los hoteles que hay en Comino. También hay una pequeña zona de camping, pero no es muy recomendable si no queréis pasar la noche escuchando como rondan por la zona unas características ratas de la isla de Comino que tiene el tamaño de un diplodocus.

Para tranquilizaros, he de decir que estas ratas sólo salen de noche, por lo que no perturbarán vuestra estancia en el Blue Lagoon.

Personalmente fue uno de los puntos de Malta que más me gustó y al que volvería sin dudarlo. Lo recomiendo a todo el mundo y lo considero imprescindible en una visita a la isla.

Espero que este post os sea de utilidad y os ayude en vuestro viaje a Malta.

¡Si tienes alguna duda al respecto, no dudes en ponerte en contacto a través del correo electrónico o Instagram, y estaremos encantados de responderte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.